iQRON en la sección de negocios del periódico "Sächsische Zeitung"

Comunicado de prensa

Publicado el 24 de Septiembre de 2020 por Michael Eckelmann

None

Una empresa de Dresde quiere salir a bolsa con aerogeneradores pequeños


iQRON AG tiene previsto salir a bolsa en París antes de finales de este año. Con los ingresos tiene muchos planes en Sajonia.

Desde hace dos años, la empresa Heliatek es considerada la candidata en la bolsa de Dresde. Pero ahora un fabricante de pequeños aerogeneradores llamado iQRON, con sólo tres empleados, podría adelantarse.

“Nuestro objetivo es salir a bolsa este año”, afirma el gerente general de iQRON, Michael Eckelmann. Está previsto para la bolsa de valores París Euronext, concretamente en el segmento de acceso para start-ups tecnológicas. ¿Por qué París y no Frankfurt? El hombre de 45 años tiene una respuesta clara: “El clima de inversión es mejor para las pequeñas empresas. Los inversionistas simplemente están más dispuestos a asumir riesgos que en Alemania. El fabricante de semiconductores con sede en Erfurt, X-Fab, también se atrevió a entrar en el Euronext en 2017 y lo hizo con éxito. Eso motiva.”
Hasta ahora, iQRON ha instalado cuatro turbinas en Alemania, Suiza, Sudáfrica y, más recientemente, en Dubái. El pequeño aerogenerador, con una potencia de cinco kilovatios, se construyó en el sitio de la exposición mundial 2020, que se aplazó hasta el próximo año debido a Corona. Compañía Nacional de Petróleo de los Emiratos (ENOC), cliente de iQRON, quiere presentar en la Expo Dubái su proyecto “la gasolinera del futuro”, que funcionará con emisiones especialmente bajas mediante el uso de energías renovables. El pequeño aerogenerador de la empresa de Dresde alimenta la energía eléctrica generada a la red eléctrica de la estación de servicio. Para Eckelmann, quien creció en Freital y, tras completar una formación bancaria, trabajó para un fondo de capital riesgo en Düsseldorf durante cuatro años hasta que regresó a Dresde en 2010, el contrato de Dubái es un paso importante. Promete mucha atención una vez que la Expo esté en marcha.

iQRON tiene grandes planes. La empresa quiere establecer una producción en serie en Sajonia con 50 puestos de trabajo y vender unos 4,000 aerogeneradores pequeños al año en todo el mundo. Los bancos probablemente no proporcionarían un préstamo para esto, iQRON apenas puede mostrar un volumen de negocio todavía. Para poder realizar los ambiciosos objetivos de crecimiento, el propietario, el holding de capital riesgo e2C3 con sede en Dresde, quiere vender en la bolsa el 25 % de las acciones de la empresa. Se calcula que los ingresos procedentes de las emisiones ascenderán a 8 millones de euros. De esta cantidad, 4.5 millones de euros se destinarán al desarrollo de la producción y las ventas y el resto a e2C3 para poder invertir en otros Start-Ups.
„Los pequeños aerogeneradores no son nuevos. Pero sólo nosotros podemos producirlos en serie y con calidad industrial”, subraya Eckelmann. Está firmemente convencido de que podrá encontrar suficientes clientes para ellos. Los pequeños aerogeneradores de iQRON, con una potencia de entre 2.5 y 7 kW, son convenientes para el funcionamiento de torres de telecomunicaciones o bombas de agua.


Apenas visible en el paisaje


Ya hay cinco millones de torres de telecomunicaciones en todo el mundo, y una de cada dos está diseñada para utilizar electricidad procedente de fuentes renovables. Sólo en Alemania está previsto instalar 9,000 nuevas torres de telecomunicaciones. iQron ha instalado un pequeño aerogenerador en un mástil de prueba para una filial de Deutsche Telekom, que puede generar el 95 % de la energía eléctrica requerida. Y los costes de la electricidad desempeñan un papel cada vez más importante. El jefe de iQRON no quiere decir exactamente cuánto le cuesta al proveedor de torres de telecomunicaciones un aerogenerador pequeño de este tipo en un mástil. En términos aproximados, tendrían que invertir alrededor de 1,500 euros por cada kilovatio nominal de potencia instalada.
Según Eckelmann, es un 50 % menos de lo que cobra la competencia. Otras ventajas son que los sistemas pueden instalarse rápidamente y no requieren ningún mantenimiento. La empresa de Dresde instalará hasta siete sistemas en Grecia para Deutsche Telekom y además comenzará una prueba de campo al sur de Núremberg en octubre. Sin embargo, el CEO ve los mercados más grandes en Sudáfrica, Sudamérica y el Caribe, donde el suministro de energía es deficiente o donde la electricidad todavía es suministrada por generadores diésel. La recarga de diésel para el funcionamiento de las torres de telecomunicaciones es muy costosa y el robo de diésel es un problema importante. Por lo tanto, el proveedor británico de red Orange ya ha anunciado que quiere prescindir por completo del diésel en el futuro. Sin embargo, los clientes también son hoteles y complejos turísticos, que apuestan cada vez más por la sostenibilidad y la electricidad respetuosa con el clima.

Eckelmann no cree que el creciente rechazo de la población a las torres de telecomunicaciones y a los aerogeneradores pueda afectar su plan de negocio. “Nuestros aerogeneradores tienen un diámetro de 4.40 metros. Apenas se notan en el paisaje”, dice. Y en el caso de las empresas de telecomunicaciones, el recién llegado a la bolsa es optimista en cuanto a que las empresas de telecomunicaciones no se dejarán impresionar por el escepticismo. La pandemia de Covid-19 acelerará la digitalización y está seguro de que un día tendrá que haber equipamiento técnico.

El artículo de Nora Miethke apareció en el Sächsische Zeitung el 21 de septiembre de 2020.
» Leer el artícolo en alemán